Los productores de trigo perdieron oportunidades en la mayor cosecha brasileña de la historia

Los agricultores de trigo desperdiciaron la mejor cosecha de trigo de la historia de Brasil porque cometieron errores en la comercialización, al no calcular correctamente los costos versus los precios actuales. La observación fue hecha por el analista senior de Consultoria Trigo & Farinhas, Luiz Carlos Pacheco, según quien “la rentabilidad de la cosecha 2016/17 no se debió a los altos precios, sino a una altísima productividad”.

La cosecha presentó resultados entre 70-90 sacos por hectárea, frente a un promedio de 45-55 sacos/ha en años anteriores. Multiplicado por los precios vigentes en octubre (33,00 R$/bolsa en RS y 35 R$/bolsa en PR), el ingreso por hectárea se situó entre 2.310/3.150,00 R$ por hectárea, frente a un coste de alrededor de 1.880 R$/hectárea, lo que permitió, así, ganancias entre 22.87% y 67.55%, dependiendo de la productividad.

El retraso en la comercialización generó costos de almacenamiento y financieros y hoy esas ganancias ya no son las mismas. Los principales errores cometidos por los productores de trigo detectados por Consultoria Trigo & Farinhas fueron los siguientes:

a) No aprovecharon la oportunidad de fijar precios en el mercado de futuros entre R$ 50,00-R$ 56,00/bolsa durante los meses de marzo a julio de 2015;

b) No se dieron cuenta de la posibilidad de fijar precios en el mercado de futuros entre R$ 40,00-47,00 entre el 15/julio y el 16/julio;

c) Se dejaron engañar por la comparación de los precios del mercado físico con el Precio Mínimo ofrecido (pero no garantizado) por el gobierno y dejaron de vender al inicio de la cosecha, cuando, incluso a precios del día, la gran productividad aún presentó una ganancia entre 23% y 67%;

 

d) Ante una cosecha sobreabundante, los dirigentes, en lugar de intentar vender el excedente a ingenios del Nordeste o exportarlo (como hicieron los argentinos, que también tuvieron una súper cosecha), fueron a pedir ayuda al gobierno. , que retrasó, retrasó y cuando puso a disposición recursos y lo hizo de forma claramente insatisfactoria (no utilizando adecuadamente los recursos, que terminaron sobrando –¿nunca aprenderán estas personas que el gobierno no es una solución?). Todo el proceso de drenaje del excedente fue un bochorno esta temporada, porque no tuvo ninguno de los efectos esperados.

 

Sin embargo, según T&F, detrás de esto hay otros fundamentos que también es necesario revisar. El principal es el coste de producción, que en nuestro país está muy exagerado. Algunos de ellos son los siguientes:

1) Prácticamente todos los elementos utilizados en la producción, principalmente los insumos, se cobran de más con diversos pretextos;

2) Falta de selectividad en la producción: todos plantan trigo de un tipo y gastan mucho en químicos para lograrlo, sin darse cuenta de las diferentes necesidades del mercado y sus menores costos, lo que les permitiría, si no igual, aún mayor rentabilidad;

3) El flujo se ve truncado por fletes excesivamente caros, debido a una política de combustibles que debe pagar las pérdidas y robos de Petrobras;

4) No hay un almacenamiento adecuado del trigo durante toda la cosecha, lo que obliga a los productores, cooperativas y cerealistas a vender anticipadamente toda la producción, para liberar espacio en los almacenes (error propio, en parte, y, en parte, de los bancos que cobrar intereses exorbitantes);

 

5) Los últimos aumentos del ICMS sobre las ventas interestatales de trigo en los dos principales estados productores y de los costos del ICMS por el suministro y operación de los buques de cabotaje (nada en contra del cobro de impuestos, pero todo en contra de eximir de este cargo a los extranjeros, quitándoles toda la competitividad). de productos nacionales) le quitaron toda la competitividad al trigo nacional frente al importado.

“El cultivo de trigo es mucho más antiguo que el de soja en Brasil e incluso proporcionó la infraestructura para que se desarrollara, pero no tuvo el mismo desarrollo que las oleaginosas. ¿Y sabes cuál es el punto principal de esta diferencia? La soja se exporta y el trigo no. El trigo tiene más usos internos que la soja, un consumo aún mayor, pero no tiene alternativa de comercialización, vía exportación, como la soja. Esto se debe a que sus costes son excesivamente elevados (lo que significa que pueden reducirse), los riesgos climáticos son demasiado altos (lo que simplemente significa que estamos plantando más en la región equivocada que en la región correcta) y a la falta de conocimiento del mercado futuro, lo que nos permitiría garantizar e incrementar la rentabilidad del sector”, concluye Pacheco.

Agroenlace

Facebook
gorjeo
LinkedIn

Aboissa apoya

Manténgase al tanto de las noticias
Es mejores oportunidades del
agronegocios – ¡regístrate ahora!

Asia

Arabia Saudita

bangladesh

Porcelana

Singapur

Corea del Sur

Emiratos Árabes Unidos

Filipinas

India

Indonesia

Irak

Jordán

Líbano

Malasia

Omán

Katar

Turquía

Vietnam

Hong Kong

America

Argentina

Bolivia

Brasil

Canadá

Chile

Colombia

Ecuador

Estados Unidos

Guatemala

islas vírgenes británicas

México

Nicaragua

Panamá

Paraguay

Perú

Uruguay

Surinam

Venezuela

República Dominicana

Costa Rica

África

Sudáfrica

Argelia

Camerún

Costa de Marfil

Egipto

Liberia

Marruecos

Sierra Leona

Sudán

Kenia

Túnez

Islas Mauricio

Europa

Albania

Alemania

Bélgica

Bulgaria

España

Finlandia

Francia

Inglaterra

Italia

Lituania

Polonia

Portugal

Rusia

Turquía

Serbia

Suecia

Suiza

Ucrania

Chipre

Estonia

Irlanda

Rumania

Oceanía

Australia

Nueva Zelanda

¡Solicitar presupuesto!

Complete el formulario y obtenga soporte para las necesidades de su negocio.
Nuestros expertos están listos para ofrecer soluciones personalizadas.

*Actualmente no trabajamos con intermediarios.

Al facilitar mis datos, acepto las Política de privacidad.