RS: El bajo precio del maíz frustra las expectativas

Ha sido tan reciente que el revuelo por los altos precios del maíz probablemente ni siquiera haya sido borrado de la memoria de los habitantes de Rio Grande do Sul. Este escenario observado en el segundo semestre de 2016, sin embargo, ya es cosa del pasado. Con el cambio de año y el inicio de la nueva cosecha, la situación también ha cambiado: esta vez, la discusión gira en torno al bajo precio de los sacos, que sigue cayendo. El panorama no es peor porque una parte considerable de los productores tomó precauciones y firmó contratos previos, antes casi inexistentes en el cultivo.

Según Emater-RS, que monitorea los montos pagados a los productores, la semana pasada el precio promedio de un saco de maíz de 60 kg alcanzó R$ 27,67 en el Estado, una caída de 3,6% respecto a la semana anterior. Hace seis meses, por ejemplo, las bolsas tenían un precio superior a R$ 45,00 en promedio, y se encontraron precios tan altos como R$ 53,00. Las elevadas cifras de entonces entusiasmaron a los agricultores, quienes revirtieron la tendencia a la baja de los últimos años y, en esta cosecha, aumentaron la superficie sembrada de maíz. Es posible que el sueño se haya convertido en una pesadilla para muchos.

Según el ingeniero agrónomo de Emater-RS, Alencar Paulo Rugeri, el nivel actual aún cubre costos y permite un rendimiento medio. Entre las razones de esto se encuentran el aumento de la productividad y la producción, lo que termina reduciendo el costo de producción de cada bolsa. Entre las entidades vinculadas a los productores, sin embargo, más que las quejas, es la defensa de los contratos de venta futuros lo que domina el discurso.

El economista jefe de Farsul, Antônio da Luz, recuerda que el aumento de precios de finales de 2016 fue claramente atípico y afirma que se advirtió a los productores que las cifras difícilmente se repetirían. El motivo fue el fracaso de la segunda cosecha en el Centro-Oeste, que dejó al país con escasez de abastecimiento, situación impensable en la actual cosecha, con mayor producción. Sin embargo, el impacto del alto valor habría provocado que los compradores de cereales, especialmente las industrias que se centran en la alimentación animal, buscaran acuerdos previos con los agricultores, algo que antes era poco común.

Lo que hoy parece obvio no era tan fácil de promocionar hace apenas unos meses. Esto se debe a que, según Luz, mientras la bolsa estuvo cerca de R$ 60,00, los contratos alcanzaron valores en el rango de R$ 35,00 a R$ 40,00. "En su momento, nuestra recomendación de redactar los contratos nos pareció conservadora, pero había que tener en cuenta que el contrato era para entrega ahora, no el año pasado", argumenta Luz. "Quien se fijó el precio ahora se ríe de nada". , argumenta Luz., añade el economista.

Rugeri sigue la misma línea, recordando que los productores tenían opción. “Es una situación crítica, pero el productor tuvo la oportunidad. Sirve como una experiencia de aprendizaje”, argumenta. No hay forma de saber la proporción de agricultores que utilizaron los acuerdos, ya que no hay investigaciones ni seguimiento sobre el tema, pero ambos sostienen que fue una porción importante de productores. “Es una gran herramienta que hay que utilizar. No es posible permanecer siempre en esa dependencia, ya que la variación es muy grande”, argumenta Rugeri.

Respecto a la tendencia a la baja en el valor de la bolsa, la expectativa es que los niveles ya se encuentren cerca del piso. A finales de enero, el exceso de lluvias en la región Sudeste habría ayudado a sostener los precios en las últimas semanas, según el consultor de mercado de Scot Consultoria, Rafael Ribeiro. Sin embargo, a medida que avance la cosecha, el mercado debería volver a niveles mínimos, según los analistas. La expectativa de una segunda cosecha, esta vez sin fracasos, también podría ayudar a bajar un poco más el valor.

“El grueso de lo que debía caer ya ha caído”, añade Luz, quien afirma que es razonable esperar que se produzcan más caídas. “Pero no tanto como hasta ahora”, añade el economista jefe de Farsul, recordando que, desde el inicio de la cosecha, la bolsa ya se ha depreciado alrededor de R$ 10,00, un ritmo que no debería repetirse.

La cadena de producción espera que las futuras herramientas contractuales lleguen para quedarse

Entre las lecciones que dejaron tan grandes fluctuaciones en el precio del maíz desde el año pasado hasta ahora, quizás la principal sea la noción de la importancia de instrumentos que generen seguridad para ambos lados de la cadena. Los contratos de venta anteriores, por ejemplo, que se hicieron realidad esta cosecha, se consideran garantías de una relación equilibrada entre productores y compradores.

“Nuestro deseo es que se convierta en una rutina. Es una herramienta capaz de tranquilizar a ambos extremos, de lo contrario siempre será ese balancín, en el que cada vez se pierde”, comenta el agrónomo de Emater-RS, Alencar Paulo Rugeri. El ciclo habría enseñado a los productores a celebrar contratos en la práctica, añade el economista jefe de Farsul, Antônio da Luz, quien se pregunta, sin embargo, si los compradores mantendrán el impulso en las próximas cosechas.

“Las industrias se encuentran en una situación más cómoda, ya que no mantienen stocks y cuentan cada año con mecanismos gubernamentales para transportar la producción desde el Centro-Oeste”, comenta da Luz. El economista destaca que no critica los precios más bajos practicados en otros países, estados, ya que sería mérito de la región, sino de los subsidios otorgados por la Unión para pagar el envío del grano a Rio Grande do Sul, por ejemplo. “El precio del maíz en Rio Grande do Sul está equilibrado con el precio en el Centro-Oeste más el envío. Si hay una subvención al transporte, aquí baja el precio. Esto crea competencia desleal”, argumenta.

Por otro lado, el director ejecutivo del Sindicato Estatal de Industrias de Productos Porcinos (Sips), Rogério Kerber, cita otra ventaja del acuerdo. “Esto reduce los costos intermedios, evitando tener que almacenar en un solo lugar, lo que implica costos de carga y descarga, entre otros”, comenta. Para el ejecutivo, la herramienta es importante, pero no cambia el hecho de que la producción de Rio Grande do Sul sería insuficiente para el consumo.

En cuanto a los precios, Kerber afirma que se basan, y seguirán estando, en valores internacionales. La fuerte caída de los precios, sin embargo, no fue aprovechada como podría por la industria debido a los efectos del año pasado. “El sector está descapitalizado, porque el desempeño en 2016 fue terrible con esos costos impensables. No hay flujo de caja para construir inventario”, argumenta Kerber, quien afirma que los sectores están solicitando líneas de crédito para este fin.

En las próximas semanas se lanzarán al mercado opciones de comercialización de maíz para que los productores puedan protegerse de las fluctuaciones de precios, anunció el ministro de Agricultura, Blairo Maggi, quien dijo que ya discutió el asunto con el Banco Central y el Ministerio del Interior. granja. “Hay que anticiparse a los hechos”, observó el ministro.

 

Facebook
gorjeo
LinkedIn

Aboissa apoya

Manténgase al tanto de las noticias
Es mejores oportunidades del
agronegocios – ¡regístrate ahora!

Asia

Arabia Saudita

bangladesh

Porcelana

Singapur

Corea del Sur

Emiratos Árabes Unidos

Filipinas

India

Indonesia

Irak

Jordán

Líbano

Malasia

Omán

Katar

Turquía

Vietnam

Hong Kong

America

Argentina

Bolivia

Brasil

Canadá

Chile

Colombia

Ecuador

Estados Unidos

Guatemala

islas vírgenes británicas

México

Nicaragua

Panamá

Paraguay

Perú

Uruguay

Surinam

Venezuela

República Dominicana

Costa Rica

África

Sudáfrica

Argelia

Camerún

Costa de Marfil

Egipto

Liberia

Marruecos

Sierra Leona

Sudán

Kenia

Túnez

Islas Mauricio

Europa

Albania

Alemania

Bélgica

Bulgaria

España

Finlandia

Francia

Inglaterra

Italia

Lituania

Polonia

Portugal

Rusia

Turquía

Serbia

Suecia

Suiza

Ucrania

Chipre

Estonia

Irlanda

Rumania

Oceanía

Australia

Nueva Zelanda

¡Solicitar presupuesto!

Complete el formulario y obtenga soporte para las necesidades de su negocio.
Nuestros expertos están listos para ofrecer soluciones personalizadas.

*Actualmente no trabajamos con intermediarios.

Al facilitar mis datos, acepto las Política de privacidad.